Que la población normalista conozca referentes teóricos acerca del desarrollo comunitario, pueda realizar un diagnóstico que le permita proponer un proyecto de intervención socioeducativa para contribuir a la atención de situaciones y problemas del contexto de comunidades donde realice su práctica profesional, con perspectiva de escuela para la comunidad, acción cultural y el rol del docente que actúa de manera ética y permanente como agente político de cambio.

Descripción.

Lo anterior implica que el estudiantado valore y reflexione sobre la importancia de su futura función docente y del papel que tiene la escuela telesecundaria, en favor del desarrollo comunitario, función que se ha venido reconfigurando como consecuencia de las concepciones que se tienen acerca de la función de la educación, la escuela y la profesión docente, las cuales se han transformado por la influencia de factores del contexto económico, social y político, resultantes de una orientación ideológica dominante y la concepción que se tiene de la realidad, de la vida, del mundo, y del impacto que han tenido los valores, rituales, símbolos, prácticas y en general la cultura imperante.

En este sentido es necesario que los estudiantes normalistas identifiquen el vínculo que existe entre la educación, la escuela y la profesión docente, porque la dinámica comunitaria puede verse favorecida desde los aprendizajes construidos en la vida escolar, de los estudiantes de telesecundaria.

La concepción de desarrollo comunitario puede situarse en dos vertientes, una que implica el desarrollo de su conceptualización en términos históricos y otra que refiere a ciertos principios o componentes metodológicos. En este sentido las y los estudiantes normalistas revisarán algunos autores como protagonistas de la evolución de perspectivas en torno al desarrollo comunitario y otros autores, como Gomezjara (2007) que afirma que el desarrollo comunitario es un proceso que contiene una progresión de cambios, es un método que implica un camino a recorrer y requiere de un programa que concretiza los pasos de este proceso y método en una lógica de carácter democrático que requiere la participación crítica y de acción cooperativa de las comunidades en favor del cambio social radical.

Las Naciones Unidas definen al desarrollo comunitario como aquellos esfuerzos de una población que se suman a los de los gobiernos para mejorar las condiciones económicas, sociales y culturales de sus comunidades e integrarlas a la vida del país permitiéndoles contribuir plenamente al progreso nacional.